miércoles, 3 de noviembre de 2010

35 Errores del emprendedor y cómo evitarlos

La mayoría de los emprendedores inexpertos repite casi como un calco los mismos errores cuando intenta montar un negocio, o durante los primeros años de actividad. Algunos de estos protagonistas nos cuentan dónde fallaron y –en el mejor de los casos– cómo consiguieron superar sus traspiés.

Si montar una empresa es difícil, mantenerla puede convertirse en una misión imposible para muchos nuevos empresarios. Eso es, al menos, lo que se desprende de una realidad incuestionable que no nos cansamos de recordar: la mitad de las empresas que se crean no superan la barrera de los cuatro años de actividad.

Un nivel de fracaso elevadísimo que poco tiene que ver con el hecho de que no se trate de buenos negocios: en realidad, muchos de ellos lo son. Como tampoco tiene que ver con la falta de preparación de los promotores: incluso profesionales con un buen conocimiento del negocio y del mercado en el que se mueven llegan a fracasar por una combinación de pequeños errores de libro que se podían haber evitado. Falta de planificación, desconocimiento del mercado, errores en la gestión del negocio, dificultades financieras por una mala planificación de los recursos… Así, hasta un total de 35 fallos salen a la luz cuando se pregunta a quienes han pasado por la experiencia de montar su propio negocio.

De su experiencia hemos aprendido, por ejemplo, que conseguir el mágico equilibrio del éxito no es fácil. Algunos estuvieron a punto de fracasar por falta de clientes, mientras que otros se vieron en apuros justamente por tener demasiados. 
Otra realidad innegable: si la mayoría de los promotores de una empresa tienen problemas de financiación porque carecen de recursos suficientes para aguantar el tirón de los primeros meses, algunos han visto cómo se tambaleaba su negocio por invertir más de lo necesario.

Errores subsanables
Conviene dejar muy claro, sin embargo, que un error no tiene por qué ser sinónimo de fracaso empresarial. De hecho, muchos de los protagonistas de estos pasos en falso supieron resolverlos sin morir en el intento. En la mayoría de los casos la clave para salir airoso de cualquier error está en planificar con tiempo y no volver a tropezar dos veces con la misma piedra. Quizás por eso, quienes reinciden en la aventura de emprender lo hacen casi siempre con éxito; una vez aprendida la lección, muy pocos vuelven a cometer los mismos errores.
¿Por qué no aprovechar sus testimonios para aprender de su experiencia sin tener que pasar por ellos?

 Errores del novato
1. Falta de formación en gestión empresarial
2. Inexperiencia como empresario
3. Falta de motivación del promotor del negocio
4. Desconocimiento del mercado
5. Dificultad de acceso a las fuentes de información
6. Asignar mal un puesto clave
7. Elegir socios problemáticos
8. No disponer de un buen equipo
9. No tener apoyo de expertos
10. Elegir mal la forma jurídica de la empresa
11. No informarse de las obligaciones legales
12. Falta de previsión de trámites y papeleo

Errores financieros
13. Empezar con poca liquidez
14. Hacer mal el presupuesto
15. Demasiados costos fijos
16. Endeudarse demasiado
17. Ser tacaño a la hora de invertir
18. Ser optimista en los ingresos
19. Servir a los morosos

Errores comerciales
20. Creer que si el producto es bueno se vende solo
21. Diseñar mal el plan de marketing
22. Vender a un precio equivocado
23. Dirigirse al producto antes que al mercado
24. Errores de distribución
25. Un producto inadecuado
26. Mal servicio al cliente
27. Centrarse en un cliente estrella
28. Problemas con proveedores
29. Público equivocado

Errores de estrategia
30. Morir de éxito por crecer demasiado rápido
31. Apostar por un mercado
32. Confundir una buena idea con una oportunidad
33. No haber realizado un plan de empresa
34. Falta de especialización de la empresa
35. No admitir y corregir los errores a tiempo

No hay comentarios:

Publicar un comentario